Perplejidad en el CD El Ejido por la sanción impuesta al equipo juvenil

Jose Mari, entrenador del juvenil del CD El Ejido. (Deportes El Ejido)
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+2Share on LinkedIn0Email this to someone

Hace un par de semanas informábamos de los tristes hechos acontecidos en tierras malagueñas donde un jugador del conjunto juvenil del CD El Ejido era víctima de una agresión por parte de uno de los integrantes del conjunto del Dos Hermanas San Andrés.

Aquel choque finalmente no llegó a disputarse. Pero lo que sí hubo sobre la mesa fue una visita la hospital y otra a la Comisaría de Policía para atender al jugador y para denunciar lo ocurrido.

Sin embargo, un par de semanas después, el Juez de Competición de la FAF ha decidido resolver el asunto sancionando al cuadro celeste con la pérdida de los tres puntos de ese choque por incomparecencia, otros tres más de sanción y una multa de 375 €.

Algo que ha dejado absolutamente perplejos a los responsables del cuadro celeste tal y como explica su técnico José María Martínez Gil en esta carta abierta:

“Tras conocer la sanción que nos ha impuesto el Juez de Competición de la F.A.F, solo puedo visualizar al entrenador, jugadores y directivos del Dos Hermanas San Andrés jactándose de lo que nos hicieron el pasado domingo 1 de febrero cuando les visitamos para ‘disputar la jornada 20 de liga’; subrayo la palabra disputar porque al final no se jugó ese partido ya que desde el momento en que nos bajamos del autobús y nos dispusimos a entrar en las instalaciones de este club fuimos víctimas de insultos, amenazas y agresiones físicas y verbales por parte del entrenador, jugadores y empleados del club local.

No entiendo como la Federación protege este tipo de comportamientos delictivos, ¿donde está la dimensión social del fútbol que preconiza la Federación con el señor Herrera al frente? ¿En qué consiste tal dimensión social? ¿En mirar hacia otro lado porque se trata de un barrio “marginal”?

Nosotros fuimos a jugar al fútbol y no a pelear y nos vinimos con un parte de lesiones y con la impotencia de tener que soportar insultos y amenazas al grito de “esto es San Andrés”; ese club con antecedentes por cuestiones similares no utiliza el fútbol como medio de integración social lo utiliza como medio para autoexcluirse aún más ¿qué significa esto es San Andrés? ¿Qué es un barrio chungo? ¿Qué es un barrio de mala gente? Cuidado estáis en el Barrio de San Andrés.

Señores de la Federación NOSOTROS FUIMOS LAS VÍCTIMAS y ustedes los culpables indirectos, porque si fuesen implacables con este tipo de comportamientos que saben que se dan y donde se dan, este tipo de personajes como el entrenador del Dos Hermanas no existirían en el fútbol ¡nos estaba esperando en la puerta del campo para amenazarnos e insultarnos!

En estas categorías, no hay apenas cobertura mediática y por supuesto menos audiovisual, si ustedes no son contundentes con estos delincuentes les están lanzando un mensaje muy claro ‘libre albedrío, en el fútbol todo vale’ y doy fe de que ese mensaje en el Club de Fútbol Dos Hermanas San Andrés lo han captado muy bien.
La LFP está persiguiendo y sancionando los insultos, sí los insultos; ¿qué están haciendo ustedes para acabar con la violencia en el fútbol? ¿sancionar a los agredidos?

Solo les puedo decir una cosa, si viviese de nuevo esta situación, actuaría exactamente igual; desde el momento en que agreden a mi jugador, el fútbol pasó a un segundo término y lo importante era salvaguardar la integridad física de dieciséis chavales. Pónganse por un momento en mi lugar ¿QUÉ HUBIESEN HECHO USTEDES?”

Publicado por

Deja un comentario